English
  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon

Quemaduras

Perú está situado en América del Sur y tiene una población de más de 32,5 millones de personas. La ciudad capital, Lima, es hogar de más de 9.7 millones; con el resto viviendo principalmente a lo largo de la costa. Alrededor del 32% de la población de Perú vive por debajo de la línea de pobreza de menos de $2 por día.

La pobreza, el hacinamiento, la falta de supervisión de los padres y la falta de educación son factores importantes que contribuyen a la alta incidencia de quemaduras accidentales en los niños. Las quemaduras son causadas por accidentes relacionados con:

  • Velas encendidas

  • Cocinar en o cerca del piso

  • Lámparas de queroseno

  • Ollas de aceite o agua hirviendo en el piso

  • Conexiones eléctricas inseguras

  • Uso generalizado de gas presurizado para cocinar

Anualmente, más de 7.000 niños sufren quemaduras graves que se beneficiarían de la rehabilitación intensiva y a largo plazo. De estas víctimas, el 60% son niños menores de 5 años.

Si bien el gobierno peruano brinda apoyo para el tratamiento de quemaduras agudas en el hospital, no cubre la rehabilitación. La cicatrización de las quemaduras por quemaduras severas requiere una rehabilitación especializada y seguimiento hasta que el niño crezca por completo. Es esta la rehabilitación que ANIQUEM ofrece. Los jóvenes sobrevivientes de quemaduras  tendrán tejido cicatrizado que puede causar enormes problemas para el niño en crecimiento, problemas para los cuales están mal equipados para enfrentar.

El tratamiento puede marcar la diferencia entre un miembro útil y feliz de la sociedad y uno físicamente y emocionalmente lisiado. Actualmente, ANIQUEM cuenta con más de 3.000 pacientes ambulatorios y un equipo que incluye médicos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, 2 trabajadores sociales de CAFA, un psicólogo, un especialista en prendas de presión y personal administrativo

Obtenga más información sobre ANIQUEM y cómo ayudan, y cómo CAFA está ayudando a los niños a obtener el tratamiento que necesitan.

Las quemaduras de tercer grado dañan todas las capas de la piel. Son extremadamente peligrosas a corto plazo y causan daño significativo a los nervios, cicatrices y una gran cantidad de otros problemas a largo plazo. Por lo general, se requieren injertos de piel y rehabilitación.

Cuando la piel se destruye de esta manera, la piel viva normal se reemplaza por tejido cicatricial. Este tejido cicatricial no se mueve ni se estira como la piel normal, lo que causa contracturas que limitan la movilidad y afectan el tejido muscular subyacente. Puede afectar los tendones, sacar las articulaciones de su posición e inhibir el crecimiento de las extremidades en los niños. Para los niños que sobreviven a estas quemaduras graves, la vida normal significa discapacidad, aislamiento, soledad y desesperación. La cicatrización física y mental que puede ocurrir es desgarradora.

Para los niños peruanos cuyos padres no pueden acceder a la atención médica privada, no hay rehabilitación.

Redes Sociales

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

Amigos Canadienses de Aniquem - Corporación para el desarrollo de la salud

cafa@friendsofaniquem.org

©2018 by CAFA/KtM/Wix